admin
05-11-17

En general, las mujeres reaccionan de formas distintas a los estímulos sexuales. Existen diversas zonas sensibles en el cuerpo y cada mujer presenta diversas sensaciones cuando dichas zonas son estimuladas. Para hacer el amor, lo fundamental es una buena comunicación, con lo que se eliminan los temores, las ansiedades y se da rienda suelta al gozo y al placer. Es necesario que la mujer se comunique con su pareja de tal forma que pueda orientar la estimulación hacia las zonas de su cuerpo que mayor placer le dan.
Para lograr los mejores resultados, se debe buscar el ambiente más adecuado posible, eviten estar en lugares donde puedan ser vistos por otras personas, busquen un lugar donde ambos se sientan cómodos. El tiempo es un factor fundamental, hacer el amor no puede ser una carrera con el simple objetivo de hacerlo. Debe ser un momento de intimidad y tranquilidad para la pareja, donde exista un ambiente adecuado para la comunicación, las caricias y las fantasías.
La improvisación no es mala a fines de lograr el objetivo, pero ciertos “estudios” experimentales pueden ayudarla a disfrutar más del momento. El placer es enemigo de la rutina, animece a explorarlo sin inhibiciones.

1.El cabello.

Al jugar con el cabello de tu pareja se pueden producir diversas sensaciones de placer.
Empieza deslizando suavemente los dedos entre su cabello, aplicando diversos niveles de presión sobre la cabeza de tu pareja.

2.El pensamiento.

Las fantasías por sí mismas pueden producir el orgasmo en algunas mujeres. Para generar pensamientos eróticos, tu pareja debe decirte qué zonas le gustaría que sean tocadas, acariciadas y besadas. De esa forma, a través de sus deseos y sus gestos puedes saber si estás en el camino correcto.
Otra forma de estimular tu pareja es diciéndole lo bien que se ve, su agradable olor y lo bien que te sientes al acariciarla.

3.Los oídos.

Los oídos tienen una serie de terminaciones nerviosas dentro y alrededor del mismo. Esas terminaciones nerviosas hacen que los oídos sean altamente sensibles. Para una adecuada estimulación es recomendable que le hagas a tu pareja un suave masaje con las yemas de los dedos, alternando con suaves caricias con los labios y la lengua.
La estimulación de la parte trasera de los oídos es especialmente agradable y puede ser combinada con ligeros soplidos y respiración en dicha zona.

4.La boca.

Los labios son una de las zonas más sensibles del cuerpo, en particular el labio superior y la piel que se encuentra entre el labio y la nariz. Acércate lenta y delicadamente. Es recomendable ir besando alternadamente el labio superior y luego el inferior. Al mismo tiempo humedece toda esta área, desplazando la lengua alrededor de toda esa zona.
Un juego divertido y estimulante es el de rozar suavemente la punta de la lengua con la punta de la lengua de tu pareja.

5.El cuello.

El cuello es, sin dudas, una de las zonas mas erógenas y desconocidas del cuerpo. En su parte posterior, más precisamente detrás de la oreja, se encuentra un punto que causa placenteras sensaciones, con sólo rozarlo en la superficie. La impresión aumenta con la ayuda de besos suaves y una respiración progresiva en aumento, cada vez más profunda.

6.La espalda.

En la espalda se encuentra una alta concentración de terminaciones nerviosas. Desliza suavemente las uñas a lo largo de la espalda de tu pareja., con movimientos lentos y delicados. Acariciar la espalda de tu pareja con una pluma puede ser muy excitante también.
La zona superior de los glúteos es una de las más sensibles. Hazle a tu pareja un masaje justo ahí, y verás cómo la tensión en su espalda se disipará, permitiendo que más sangre fluya libremente hacia sus órganos sexuales.
Cúbrete con aceite para masajes, y deslízate sobre ella (echada boca abajo), hasta estar completamente echado encima de ella. Acaricia su espalda con tu barriga Luego gira hasta que estén espalda con espalda, siempre tú sobre ella. Deslízate de tal modo que tus glúteos estén en contacto con los de ella, luego continúa hasta que esté sobre la curva de su espalda. Muévete suavemente en un masaje de piel contra piel.

7.Los senos.

Los senos son una zona erógena obvia pero es más excitante cuando no se dirige directamente a los pezones. Comenzar con roces circulares alrededor, antes de posar las manos sobre ellos suavemente. Otra zona sensible a ciertas estimulaciones sensuales es la de las costillas, pero no en su totalidad, sino la parte más cercana a los senos. La manera de estimular esta parte es ejerciendo una presión suave y recorriendo de manera ascendente hasta las cercanías de los pechos, usando los dedos, la lengua o algún elemento liviano y sensual como la hoja de una pluma o cualquiera que puedas imaginar. La inventiva es un buen estimulante sexual.

8.El estómago.

Empieza por sus costillas creando una sensación de electricidad estática al colocar tu mano un centímetro por encima de su estómago, sin tocar su piel. Ella sentirá el calor de tu piel. Cuando ella menos lo espere, desliza tus dedos por su estómago.
Cuando cierre los ojos concéntrate en la parte inferior de su abdomen y acaríciala con la punta de un pincel o brocha de maquillaje en lugares inesperados. Una de las formas más fáciles de excitar a tu pareja es sensibilizándola con una combinación de caricias que se alejen lo más posible de la rutina.

9.Los glúteos.

Siempre que hagas comentarios agradables aceca de su trasero mientras juegas con él, considéralo una zona certera para el preámbulo a hacer el amor. Cuando ejerces presión en el trasero de tu pareja estás empujando su área pélvica hacia delante, lo que ejerce placentera presión en su pelvis.
Puedes darle suaves palmadas, a un ritmo acelerado con las palmas o costados de tus manos. También puedes practicar otro tipo de estímulo erótico como mordisquear sus glúteos, lo que quiere decir acariciarlos con los dientes, no romperle la piel.

10.La ingle.

Con la palma de tu mano presiona toda su zona genital, alterando tu ritmo y presión. Luego imagínate un reloj: Con su clítoris a las 12, coloca tus dedos a las 4 y a las 8, donde se encuentran nódulos nerviosos muy sensibles. Acaríciala con movimientos circulares y lentos. Gradualmente estimúlala más directamente a ambos lados del clítoris. Luego desliza tu lengua de las 6 a las 12, pasando por encima del clítoris. Luego coloca tus labios alrededor del clítoris y disfrútalo.

11.El perineo.

Todo lo original es excitante. La zona entre el ano y la vagina (el perineo) es normalmente territorio inexplorado, por lo que aventurarse hacia ahí es tan excitante. Además, el perineo está lleno de terminaciones nerviosas, ya que es de la misma piel que los labios vaginales. Aquí puedes acariciarla suavemente de arriba abajo.

12.El Punto G.

No te apresures a penetrarla con tus dedos. Sólo si el acceso resulta fácil, coloca tu dedo dentro de su vagina con la palma de tu mano hacia arriba y muévelo como lo harías si estuvieras llamando a alguien con el dedo para que se acerque. Así estarás acariciando la parte interior de su vagina.
Esta zona, conocida como el Punto Grafenberg o Punto G, comienza a ponerse rugosa, a hincharse y palpitar. Eso significa que le gusta lo que estás haciendo.

13.Los muslos.

En plena exploración no olvides pasar por los muslos. En su parte interior se puede encontrar un mundo de sensaciones independientes de la zona genital. La parte interior de las piernas pueden ser estimuladas a través de aceites y lociones aromáticas y masajeadas suavemente, produciendo una excitación increíble.

14.Los pies.

La muestra más clara de que el cuerpo es una zona erógena en su conjunto es la punta de los pies. Si se mantiene una cuidada higiene de la zona, un buen masaje puede ser fundamental para terminar de relajarse y predisponerse a la plenitud sexual.
No obstante, no existen formulas científicas para encontrar ese punto de sexualidad, cada mujer siente y vive diferente y por ende, encuentra la excitación en diferentes formas. Lo que sí se puede asegurar, es que la imaginación es el punto de creación erótica más importante y no hay nada más placentero que explorar las sensaciones del “cuerpo que no conocemos”.

Compartir

Twitter