admin
05-11-17

El tamaño del pene es un tema que desde siempre ha creado mucha controversias, no vamos a decir por lo tanto, que no importa porque estaríamos mintiendo. Con esto no quiero decir, que una persona con un micropene o con un pene gigantesco no puedan dar y obtener placer. Si importa, pero con respecto a cuales son las posturas adecuadas para cada tamaño, esas que van a llevarnos a conseguir disfrutar de nuestra relación sexual de manera absoluta y plena, sin complejos ni tabús.

No cualquier posición sexual, va bien con cualquier tamaño de pene.Algunas posturas favorecen a los miembros pequeñitos, logrando entregar mayor satisfacción a ambos, mientras que otras posiciones favorecen a los grandes, evitando muchas veces molestias o dolor a la mujer.

Que tengas un micropene o bien un miembro que asusta, no es motivo para resignarte a no disfrutar del sexo nunca más. Todo es cuestión de que des con las posiciones correctas:

Penes pequeños o micropenes inferiores a 13 cm:

Si tiene el pene más bien pequeño, la mejor postura que pueden hacer es la de los “piernas al hombro”. En ella la mujer debe recostarse sobre su espalda y el hombre ubicarse de rodillas con el torso hacia delante, frente a ella. La mujer levanta las piernas y las apoya sobre los hombros del chico. Esta posición permite una penetración muy profunda y total control por parte del hombre, por lo que es ideal para penes pequeñitos.

Penes medianos, (media de 13 a 16 cm):

La mayoría de los hombres tiene un pene de tamaño medio. La postura ideal es la del perrito. Es una postura clásica y fácil de realizar, perfecta para entregar el mayor placer tanto al hombre como a la mujer. Por si no la conoces, la mujer debe apoyarse sobre sus manos y rodillas y el hombre de rodillas la penetra desde atrás. Es una postura que permite una penetración bastante profunda.

Penes grandes, de 16 en adelante:

Los penes grandes son muy cotizados, pero también puede causar dolor durante la penetración. Para evitar cualquier molestia, la mejor postura es la de la chica arriba pero al revés, es decir, dándole la espalda a su pareja. El hombre se tumba en la cama sobre su espalda y la chica se sienta encima de él, con las piernas abietas y mirando hacia los pies del chico. Es una posición muy excitante y permite que la mujer tenga el mayor control, regulando ella la profundidad de la penetración.

Penes descomunales, 20 cm en adelante:

La chica se recuesta sobre su espalda, el chico se ubica en frente y pone las piernas de ella sobre sus hombros.
La mujer levanta la parte baja de tu espalda y la pega a los genitales del hombre. Esta posición es ideal para penetrar tan solo la puntita, el placer de ambos será muy grande, puesto que ella disfrutará de un mayor contacto en las terminaciones nerviosas, de la entrada de la vagina, sin el dolor que conlleva una penetración total y el disfrutará del roce de la zona más extrema, (el glande, donde el hombtre tienen mucha más sensibilidad), La penetración se podrá controlar en todo momento sin problemas.

Compartir

Twitter